Sabi L. Sampson Menache

Presidente Nacional 1966

Durante mucho tiempo, fue un hecho evidente, que en nuestro país no se había podido alcanzar un desarrollo industrial adecuado, debido a la enorme atracción que ha presentado la Ciudad…

Durante mucho tiempo, fue un hecho evidente, que en nuestro país no se había podido alcanzar un desarrollo industrial adecuado, debido a la enorme atracción que ha presentado la Ciudad de México, en cuanto a fuentes de empleo.

El desarrollo industrial es un fenómeno social al que se le atribuyen funciones económicas siempre subordinadas al bien común. Para el industrial, sólo hay una vara con la que será medida su eficacia, ya que sin ésta, no tendrá forma de crecer. Sin eficacia, no hay reinversión, crecimiento económico, mejores productos, nuevas tecnologías ni mayor número de empleos. Sabemos que por el bien de¡ país, no debemos aceptar mecanismos de regulación económica, ya que éstos siempre nos han llevado de la mano al fracaso, introducen problemas burocráticos complicados que, aunados a los ya existentes, impiden la eficiencia, provocan descapitalización y renuncia a la elaboración de muchos productos, coartando el sentido de responsabilidad de la industria.

Como ingenieros químicos, tenemos una responsabilidad en materia educativa. Nuestra profesión es una institución capacitadora y promotora del desarrollo humano, y por esto, tenemos la obligación y el derecho de tomar parte en las orientaciones educativas.

Nuestra responsabilidad es tal, que debemos pretender que nuestra voz tenga la autoridad moral que requiere la sociedad, y por ello, los ingenieros químicos debemos de exigir que se nos permita cumplir con la responsabilidad social de nuestra profesión.

 

 

 


Archivos