Roberto Rodriguez Puente

Presidente Nacional 1984

La primera escuela de química en México fue creada en 1916, en la UNAM, en Tacuba. En 1918, se ofreció, por primera vez, un programa de cuatro años en ingeniería química, y el doctorado en química (un año más) en la misma UNAM. Sin embargo, es hasta 1933, cuando se crea la carrera de ingeniero químico en la Escuela Nacional de Ciencias Químicas de la UNAM, aproximadamente 22 años después de que en Estados Unidos se iniciara la profesión.

Después de la Segunda Guerra Mundial, es cuando México entra de lleno en la revolución industrial, y es cuando la ingeniería química empieza a despuntar para convertirse en un pilar de la economía mexicana.

La profesión evolucionó rápidamente. Brillantes profesionales planearon e hicieron posible el curso de la industria; modelaron la educación; instalaron y operaron las primeras plantas en condiciones adversas, dando al mundo ejemplo.

De esos brillantes profesionales visionarios nace el IMIQ, hace treinta y cinco años, como cuerpo organizado que encauza, orienta e impulsa el desarrollo económico; perfecciona la profesión; apoya y promueve la industrialización. El IMIQ se convierte muy pronto en el instituto de profesionales más prestigiado del país, en un organismo de consulta, a nivel institucional.

Si somos los más preparados, con más debemos contribuir. Un hombre es responsable, en la medida que entiende que su contribución es necesaria; que tiene capacidades que pueden ser valiosas al cuerpo social, y que le son reconocidas, si está dispuesto a dar, más que esperar recibir.


Archivos