César Ponce Montuy

Presidente Nacional 1993

En enero de 1993, la Directiva que tuve el honor de presidir, dio inicio a un compromiso formal con los miembros del IMIQ, para que a través de un verdadero…

En enero de 1993, la Directiva que tuve el honor de presidir, dio inicio a un compromiso formal con los miembros del IMIQ, para que a través de un verdadero trabajo de equipo, se implementara un Plan de Trabajo, que tuviera tanto el consenso, como el apoyo de la membresía y de la industria a la que servimos. Elaboramos un Plan de Trabajo muy específico, al que se le dio una amplia difusión en todos los ámbitos del IMIQ.

Puedo decir, con mucha satisfacción, que aunque esta tarea requirió de considerable tiempo y esfuerzo, resultó sumamente productiva para lograr el éxito que tuvimos en los diferentes eventos que organizamos, en los que siempre contamos con el apoyo de todos los integrantes de la Directiva Nacional.

Para la realización de nuestro máximo evento, la Convención Nacional, tuve particular interés en conjuntar las voluntades de colegas entusiastas y comprometidos, y contar con el apoyo de los miembros de la sección anfitriona, Tabasco. Nuestra XXXIII Convención Nacional, en la Ciudad de Villa Hermosa, se desarrolló bajo el tema “El Ingeniero Químico, Energía y Medio Ambiente: Oportunidades y Desafíos”. El programa técnico debe constituir la columna vertebral de nuestra Convención. En esta ocasión, logramos reunir a un buen número de distinguidas personalidades de los sectores industrial, público y educativo. El éxito técnico y financiero de este importante evento fue posible gracias, entre otras cosas, al numeroso grupo de convencionistas pagados, al importante patrocinio de Petróleos Mexicanos, al IMP y a todos nuestros colegas de la Sección Tabasco.

 


Archivos