Enrique Viveros Villa

Presidente Nacional 1989

Tuve el honor de presidir nuestro querido Instituto desde finales de enero de 1989, hasta finales de enero de 1990.

Desde el momento de la toma de posesión de la Mesa Directiva, tuve la sensación de que el tamaño del compromiso que tenía enfrente podría rebasar nuestras capacidades, si no nos organizábamos en forma adecuada. Ya por la noche, en el University Club, me sentí más sereno, pues me proporcionó cierta tranquilidad saber que contaría con el soporte de los Ex-Presidentes y distinguidos miembros de Mesas Directivas anteriores.

Entre las actividades que nos proporcionaron mayores satisfacciones ese año, debo mencionar el haber visto nacer una sección más de nuestro querido Instituto, al haber sido testigo de honor y tomar la primera protesta a la Sección Veracruz-Puerto. La asistencia a la ceremonias del cambio de las Mesas Directivas de las secciones locales constituyó también una valiosa e importante experiencia, que nos permitió entrar en contacto con tantas personas que trabajan para el mismo fin, y desarrollan actividades que van siempre en beneficio de los ingenieros químicos de México.

Es la Convención Nacional, sin duda, el evento más relevante de cada año, cuya preparación requiere del esfuerzo coordinado de un gran número de personas. La XXIX Convención Nacional, con el tema “Contribución del Ingeniero Químico en la Reactivación del País”, se llevó a cabo en la Ciudad de Morelia, Mich., y como siempre, nuestras expectativas se vieron rebasadas, pues el número de participantes fue superior al esperado, el aspecto técnico, de excelente calidad. El Programa de Damas, encabezado por Virginia, mi esposa, tuvo gran aceptación y relevancia.