Dr. José Ramón Montiel López

MENSAJE DEL PRESIDENTE  

Estimados Colegas

Los Ingenieros Químicos participamos en las más importantes actividades industriales generando valor, en nuestra naturaleza está el transformar, innovar,  desarrollar, gestionar, organizar, planear, ejecutar y dirigir. Nos preparamos para enfrentar desafíos, construir  y aprovechar las oportunidades, si no hay retos los creamos, si no hay oportunidades las encontramos.

Somos solucionadores de problemas. Por estas razones tenemos la responsabilidad y misión de participar e influir en las decisiones nacionales en el desarrollo tecnológico, en la industrial y todo ello de manera sustentable.

Nuestros compromisos como Ingenieros Químicos son grandes y debemos cumplirlos sobre bases sólidas; trabajo en equipo, comunicación, transparencia,  rendición de cuentas y actitud propositiva.

Para el logro de estas metas es importante la participación activa de toda la membresía a través de las Secciones Locales, el Consejo Nacional Estudiantil los convoco a elaborar un programa de trabajo integral en donde los objetivos sean;

Fortalecer al IMIQ diversificando sus actividades y convocando a la participación de nuevos socios.

Integrar a los jóvenes profesionistas y buscar su participación en la organización y actividades del IMIQ.

Integrar a las asociaciones, colegios y sociedades químicas para generar sinergias de mutuo beneficio.

Construir una cartera de actividades y proyectos estratégicos que proporcionen a los socios herramientas alternativas orientadas a generar valor para sus empresas.

Integrar una Red de Expertos en temas estratégicos para ofrecer a las empresas e instituciones soluciones de valor a necesidades y problemáticas específicas, compartir experiencias y conocimientos a los socios.

Participar en las convocatorias que se publican en los Fondos Sectoriales de CONACYT a fin de proponer proyectos que generen recursos al IMIQ.

Analizar y discutir los problemas y retos del país por medio de la organización de Foros, Seminarios, Congresos organizados por las Secciones IMIQ y el Comité Directivo, para obtener objetivos consolidados.

Sumar esfuerzos con las Secciones para consolidarnos como un solo IMIQ.

Integrar a los estudiantes a las actividades de las secciones profesionales, escuchando sus necesidades y propuestas.

Como vamos a hacerlo: Organizando a la oficina por funciones y metas específicas, Involucrar más a las secciones locales y miembros, así como a las empresas y universidades,  en la conformación de los programas, Involucrar a los Comités Estudiantiles a participar activamente e Integrar un equipo de profesionales que formen la red de expertos encabezada por el Ing. Héctor Ochoa.

Haremos un ejercicio de planeación estratégica para identificar retos y oportunidades, el Ing. Othon Canales y su equipo de profesionales nos ha ofrecido su apoyo para conducir un taller, muchas gracias Othon.

El trabajo previo de los expresidentes nos deja como legado, el apoyo de importantes Instituciones y empresas. El IMP ha sido un gran apoyo en toda la historia del IMIQ, el talento y capacidades de su gente sumados al liderazgo de su Director el Dr. Ernesto Ríos Patrón, es sin duda, algo que no podemos dejar de agradecer.

Muchas son las empresas amigas del IMIQ les pido a sus Directivos que continúen con su siempre valioso apoyo, convoco a las Universidades en donde se generan las capacidades y a sus profesionistas que las ejercen a que con renovado esfuerzo nos apoyen.

Conjuntamente tenemos la vocación, el talento, y la voluntad para salir adelante y cumplir nuestro mandato como gremio,  genera valor a la sociedad.

Cito a Albert Einstein, no pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo, la crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y naciones, porque la crisis trae progresos.

La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche, en la crisis nace la iniciativa y las grandes estrategias, sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía, sin crisis no hay méritos, es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno de nosotros, porque sin crisis todo viento es caricia.

Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla.