Carlos López Mora

Presidente Nacional 1981

Cada nueva Directiva de nuestro IMIQ se encuentra con matices diferentes en la problemática que tiene que resolver. Sin embargo, el fondo del problema es siempre el mismo: “mantener vigentes…

Cada nueva Directiva de nuestro IMIQ se encuentra con matices diferentes en la problemática que tiene que resolver. Sin embargo, el fondo del problema es siempre el mismo: “mantener vigentes y vivientes los principios filosóficos que nos unieron hace 35 años”.

El IMIQ se ha desarrollado y crecido, más o menos armónicamente, conforme a lo que el gremio de ingenieros químicos ha requerido. Esto se debe a que cada Presidente ha buscado los caminos más adecuados para resolver, con acierto, los lo problemas de su año”, y preparar el terreno para hacer más fácil la tarea de las Directivas subsecuentes.

Los estatutos del IMIQ, sin embargo, han sido sujetos a muy pocos cambios. En el periodo que corresponde a la entusiasta directiva que me acompañó en el servicio al IMIQ, nos enfrentamos a problemas y retos muy importantes, entre los que cabe resaltar tres:

Debíamos lograr mayor participación de la membresía en las actividades del IMIQ. Se reanudaron las sesiones mensuales en el Distrito Federal. Volvimos a editar el Boletin Mensual del Instituto y nos propusimos la meta de hacer económicamente rentable la publicación de la Revista Mensual.

Debíamos atraer a los jóvenes colegas, ingenieros químicos, no sólo a las filas del Instituto, sino a los cargos directivos del mismo. Hicimos entonces, una campaña permanente para que se viera al Instituto como el foro de los ingenieros químicos. Logramos establecer una comunicación efectiva entre los miembros, veteranos y nuevos, logrando una mayor participación de los primeros en la transmisión de conocimientos.